PADRES CONECTADOS

¿Qué hacer si su hijo quiere convertirse en youtuber?

Diego Bravo

Cada vez es más frecuente que los niños traten de imitar a los youtubers que aparecen en la Internet.

Fernanfloo, RageElixir o Diversity 2 son los nombres de algunos que tienen miles de seguidores y que hablan sobre videojuegos, juguetes o simplemente cuentan chistes.

Cuando los pequeños se reúnen a jugar, hablan sobre los últimos videos que publicaron sus ‘ídolos’ y les piden a sus padres que les permitan hacer lo mismo: tomar una cámara, filmarse y publicar ese material en la red.

¿Qué deben hacer los padres ante esa tendencia que crece? Para Gustavo Benavides, un ingeniero electrónico que trabaja con infantes y que colabora como instructor del Museo Interactivo de Ciencia, los adultos no deben asustarse sino guiar a los pequeños. Más ahora que empieza un nuevo año lectivo en la Sierra y Amazonía.

Recomienda tomar dos acciones. Uno es que no restringirles el uso de la Internet, sino que los orienten para utilizarlo de forma correcta. Además, deben estar pendientes diariamente del tipo de videos que sus niños siguen.

Eso ocurre con Diana Santander, de 33 años, cuyo hijo, Misael, de 10, le dijo que quiere convertirse en una estrella del YouTube. La mujer cuenta que se le despertó el interés por ese tema cuando la hija de una de sus amigas publicó un tutorial sobre una receta. “Luego apareció un compañero de la escuela y mi niño me insistía con hacer lo mismo”.

Esta madre se asustó cuando Misael le contó que su amigo se cambió la edad para poder crear su cuenta de Youtube. En ese momento, ella le permitió que grabe sus propias imágenes, pero le puso ciertas reglas.

Lo primero es monitorear los tipos de videos que Misael observa por Internet. De ahí comenzó a hacer videos sobre experimentos y acerca de las figuras que arma con legos. “No es bueno que extraños miren lo que hace y nos entendió. Por WhatsApp, compartimos sus imágenes con nuestros familiares o amigos. No puede hacerlo con extraños”.

La idea – explica Santander- es que lo mire gente que valora su esfuerzo. No que se exponga al ciberbullying o a que desconocidos se burlen de él.

Benavides también recomienda a las familias que utilicen filtros que impidan el ingreso de los niños a portales web que muestren videos no adecuados. Finalmente, que haya diálogo con los maestros para que orienten a los chicos sobre los peligros del Internet.