EL PROFE

Organización y orden son las claves para armar el portafolio docente

Valeria Heredia

El portafolio docente es una herramienta para la organización de las actividades en las aulas de clase. Se trata de una producción escrita, en la que se recolecta evidencias de la gestión del aprendizaje, el liderazgo y las habilidades, que se desarrolla a los estudiantes.

En las instituciones educativas, los profesores preparan estos documentos y ordenan cada uno de ellos. Listas de alumnos, planificación de cada bloques material didáctico, deberes, información de la institución, horarios, el Código de Convivencia, compromisos son parte de este.

Berenice Villacís, docente de Lengua y Literatura de la Escuela Carlos Aguilar, tiene un portafolio físico y uno digital.  Fotos: Roberto Peñafiel/ Educacción

Berenice Villacís, docente de Lengua y Literatura de la Escuela Carlos Aguilar, tiene un portafolio físico y uno digital. Fotos: Roberto Peñafiel/ Educacción

En la Escuela Fiscal Mixta Carlos Aguilar, ubicada en la parroquia de Cumbayá, los maestros trabajan con esta herramienta en digital o en físico.

Elizabeth Guevara, profesora de segundo año de básica, lleva una gruesa carpeta con todo lo que trabajó el año anterior con sus niños y padres de familia. Con el portafolio ella logró ordenar mejor su labor durante todo el año. No es difícil – recuerda –, ya que lo único que se requiere es organización.

La nómina de los estudiantes es uno de los elementos del portafolio docente.  Fotos: Roberto Peñafiel/ Educacción

La nómina de los estudiantes es uno de los elementos del portafolio docente. Fotos: Roberto Peñafiel/ Educacción

En esto coinciden Lucía Quishpe y Berenice Villacís, otras maestras del establecimiento fiscal. Antes de esto, ellas llevaban los registros en diferentes carpetas. Ahora tienen todo unificado, según el modelo entregado por el plantel educativo.

El portafolio fue, además, uno de los elementos de evaluación de los profesores.